Me echizan tus cabellos pelirrojos,
ellos abren todos mi cerrojos.
De color pelirrojo es tu bonito pelo,
hundir mis manos, en el, yo anhelo.

Color rojo se clava en mis pupilas,
tú con tu ser, mi alma fusila.
Color rojo como aquel atardecer,
tú imagen, mi ser hace enloquecer.

Ha sido un hechizo verdero,
verme contigo es lo que yo quiero.
Quiero apreciar tu delicada sonrisa,
verla me condenará a morir deprisa.

Quiero oler tu pelo rojizo,
debido a que estoy preso a un hechizo,
quiero permanecer quieto a tu vera,
me gustaría que así fuera.

Salgamos juntos a contar farloas,
cuéntame eso que tú más valoras.
Me gustaría tomar todo el café contigo,
por ti…, tu compañía mendigo.

David Puigbó

David Puigbó

Nací en el '79 y empecé a coquetear con el mundillo de las drogas a los dieciocho años, grave error. Pero es algo que está hecho y que no puedo borrar. No tengo demasiados estudios. Siempre he buscado esa utopía llamada libertad. Trabajo en la cocina de un negocio familiar y, cuando no lo hago, escribo. Soy un bohemio que busca su lugar en la vida a través de las letras. Me he pasado tres años de mi vida en un centro de desintoxicación, en el que aprendí a reconducir mi camino apoyándome en la escritura como terapia.

Leave a Reply