Un código no escrito

By 5 mayo, 2018poemas

Existe un código jamás escrito,
un código jamas habldo y jamás pactado.
Es ese algo que me hace reaccionar ante tu llamada,
es un grito que me he hace despertar en tu encuentro.

Hay un algo, hay una atracción química,
una atracción que une dos polos opuestos,
un sinfín de sensaciones recordadas…
un sinfín de pensamientos que desembocan en tu ser.

Ese código no exime sentir por tu persona,
el es un código que me hace estar presente,
que me hace estar siempre disponible.
Es un código que sin saber el motivo, se ha instalado en mi vida.

Sin saber tu procedencia, te encuentras en mi mente,
sin saber de dónde sales, se que eres real.
Se que eres real como la mordedura de un perro,
Se que eres real como esa luna que apacigua nuestras almas.

Te suelo esperar siempre de madrugada,
te suelo esperan siempre en la hora menos indicada.
Eres imprevisible como la reacción de un animal salvaje,
ese hechizo tuyo nunca va a desvanecer.

David Puigbó

David Puigbó

Nací en el '79 y empecé a coquetear con el mundillo de las drogas a los dieciocho años, grave error. Pero es algo que está hecho y que no puedo borrar. No tengo demasiados estudios. Siempre he buscado esa utopía llamada libertad. Trabajo en la cocina de un negocio familiar y, cuando no lo hago, escribo. Soy un bohemio que busca su lugar en la vida a través de las letras. Me he pasado tres años de mi vida en un centro de desintoxicación, en el que aprendí a reconducir mi camino apoyándome en la escritura como terapia.

Leave a Reply